Esta camilla es tan Ăștil que deberĂ­a de estar en todas las salas de maternidad del mundo.