Arqueólogos descubren el nombre de Alá en una prenda funeraria del siglo 9.

Ella robó un anillo a una anciana muerta en su funeral. Lo que sucedió después es otra lección de karma…